english | español

El pasado se hace presente imponiendo su carácter

Habitaron estas tierras los pueblos de Tiahuanaco, que construyeron sus regadíos y honraron a sus dioses con la Puerta del Sol, en Bolivia. En la región, los Incas o quechuas pactaron su señorío con los pueblos de los Valles Calchaquíes. El camino del Inca, un camino militar y de transmisión cultural, bajaba de la Puna por Potrero de Payogasta, al norte de Calchaquí, y se detenía en Molinos para llegar a Chile por Luracatao, a Catamarca por Santa María y a Tucumán por Tafí.

El valle de Molinos es de los lugares prehispánicos que guardan, en su silencio y en sus montañas, parte de la historia de nuestro país; y se vinculan con los orígenes de la conquista y de la colonización española en el territorio argentino.

La Hacienda de Molinos fue la encomienda que recibió el Gral. Diego Diez Gómez en la segunda mitad del S XVII por los servicios brindados a España. Posteriormente, fue residencia de su hija, Doña Magdalena Diez Gómez y su yerno, el Gral. Domingo de Isasi Isasmendi. Al fallecer Isasi Isasmendi, en 1767 hereda la hacienda el hijo mayor, Don Nicolás Severo de Isasmendi y Echalar, último gobernador realista de Salta.

A diferencia de otros pueblos de los Valles Calchaquíes - que tienen un origen religioso; y se fueron formando en torno de la parroquia - Molinos se formó, creció y se desarrolló, en torno a la Hacienda Calchaquì de San Pedro Nolasco de los Molinos, y dependiendo de ella.
Es por ello que el trazado del pueblo no es el típico colonial, donde la iglesia está ubicada frente a plaza principal, las manzanas son recuadradas y las callecitas angostas.

En Molinos, la parte antigua del pueblo se encuentra cercana a la Hacienda de Molinos. La iglesia, consagrada Monumento Histórico Nacional, está justo enfrente del hotel.

 
Molinos, Valles Calchaquíes - Salta, Argentina | Info y Reservas: Tel 54 3868 494094 / 94944 | info@haciendademolinos.com.ar
facebook trip advisor booking